lunes, 30 de diciembre de 2013

Trajes

trajes de enterrador como con hombres dentro
echando monedas en los postes de la ORA

trajes teñidos con la sangre de todos
como con bestias dentro

trajes que van del BMWMercedesAudi a la oficina
de decretos para parir nuevos difuntos

trajes impermeables a la luz del sol
y los estambres

trajes
para hacer nuevos trajes
que hagan trajes
que permitan que sólo exista la religión
del traje.

sábado, 12 de octubre de 2013

Lágrimas de niños

Montussan, Región de Aquitania,  Francia,
medianoche y pico del 29 de septiembre de 2000 y trece.


Llueve una lluvia 
                               como de lágrimas de niños 
sobre este pedazo 
                               de la campiña de Aquitania.

Con mi recuerdo recurrente en estos tiempos, del niño que soñaba el adulto que sería-soy (por la cuesta abajo -exclusivamente económica- constante y sin la certeza de haber alcanzado el fondo).

¿Dónde están los hombres que soñábamos nos convertiríamos?
¿Y el que soñé yo?:
-Futbolista campeón de la Copa del Mundo, 
-Bombero salvavidas 
de gatos de copas de árbol,
-Maestro de mi clase,
 -O una persona muy parecida a papá 
                               con casa, mamá y niños
-creo que mi padre
                               fue
                               el primer héroe que quise ser.

Tiempos aciagos o tal vez no estaba predestinado, pero aún así, soy feliz con mi vida. Eso es lo más importante y ya que tengo este espacio dejo constancia escrita. Y lo reescribo y me lo repito en voz alta mientras lo hago: SOY FELIZ CON MI VIDA: Mi alma despierta luchando y trabajando por un mundo diferente, la música que escucho y la que creo con mi alma despierta, despierta, despierta, luchando, luchando, luchando, la poesía que escribo y la literatura que leo, mis pasiones y todo aquello que me conforma.

Llueve a medianoche una lluvia 
como de lágrimas de niño 
                               por un adulto que no está.

Llueve 
sobre un pedazo de tierra con viñas 
                               un coro de niños 
por los adultos perdidos. 

Y lloran como lluvia 
sobre estos países que no son los nuestros 
y nos dan trabajo y casa (no hogar) 
                               a la espera 
de que escampe esa otra lluvia sobre nuestras cabezas 
que nos niega futuro y dignidad 
                               -porvenir no queda-...


continuará...

jueves, 10 de octubre de 2013

La sed del exiliado

¡No me quiero ir!

¡No quiero!


Pero nos echan
¡nos echan!
al exilio,
al mar de los gusanos,
a la nada.

Nos exilian a un desierto de sal.


viernes, 2 de agosto de 2013

"Siempre ha sido un pelotón de soldados el que ha salvado la civilización". Soldados de Salamina II.

Había empezado hace meses a escribir unas líneas de esta entrada que hoy he podido terminar y espero que a Daniel Alonso le aclare algunas cosas de las que hablábamos hace unos días. A él y nuestras conversaciones van dedicadas estas líneas.

No puedo negar que tengo debilidad por el libro de Cercas "Soldados de Salamina" e incluso por la película que se queda corta con respecto al libro, pero hay que alabar el trabajo de David Trueba que sabe plasmar con gran maestría un libro difícil de llevar a la gran pantalla.

Suscita controversia la dualidad Machado y Mazas, que se une a la de Mazas-Miralles (el soldado que no lo fusila), cuesta ver que no se iguala a los bandos -aunque es difícil que no lo parezca-, el juego es más sutil, es poner frente a frente a los bandos enfrentados, que no a las dos Españas, falaz mito de la dictadura (Sánchez Mazas y Prieto eran amigos), pero no hay intención de igualarlos porque el canto de fondo, tanto de la película como del libro, a través de la frase que da título a esta entrada es el de entender quienes salvaron realmente en 1936 y adelante a España de la barbarie y quienes en su nombre decían estar salvándola.
Más aún, en el libro Cercas escribe: ¿Termina mal? Pensé: ¡Y una mierda para la Transición! con lo cual se plasma con claridad que de la desaparición de nuestros intelectuales y tantas mujeres y hombres, de aquellos lodos de oscuridad y hegemonía de los sucesores del franquismo estos barros de desmemoria con una generación de españoles que luchó por la democracia y a la que aún le debemos demasiadas cosas, empezando por sacarles de las cunetas.



 De todas las historias de la Historia 
 sin duda la más triste es la de España, 
 porque termina mal. Como si el hombre, 
 harto ya de luchar con sus demonios, 
 decidiese encargarles el gobierno 
 y la administración de su pobreza. 
  (Gil de Biedma)

La frase del título de la entrada es del autor británico Oswald Spengler, que José Antonio Primo de Rivera uno de los ideólogos del fascismo español, repetía como un mantra, y del que Unamuno diría "es demasiado fino, demasiado señorito y, en el fondo demasiado tímido para que pueda ser Jefe, y ni mucho menos un dictador". Primo trató de llevar a su máxima expresión esta frase utilizando a su Falange Española como fuerza paramilitar para calentar la situación política, generar tensión social, desestabilizar al Gobierno y allanar el camino al golpe de estado que diseñaba Emilio Mola "El director".


En las elecciones generales del 16 de febrero de 1936, Falange Española con unos 4000 afiliados en todo el Estado no llega a un acuerdo con el Frente Nacional, que es la coalición electoral con la que concurre la derecha, presentándose en solitario y obteniendo unos 44000 votos, lo que da idea de su influencia y fuerza real.

El 27 de febrero de 1936 en un registro en la sede central de Falange se encontraron armas y se clausuró el local y su diario "Arriba", el 12 de marzo tras un atentado fallido contra Jiménez de Asúa, se detiene a la dirección del partido y se decreta su ilegalización, desde ese momento Falange, inserta en la estrategia de ayudar en la preparación de un golpe de estado militar, le declara la guerra al estado y aumenta su actividad terrorista ya iniciada en el Bienio Negro. Primo de Rivera es condenado a cinco meses de prisión por tenencia ilícita de armas, encerrado en la Modelo de Madrid, en junio es trasladado a la de Alicante, aunque en un régimen de visitas relajado que le permite dirigir a Falange en la preparación del golpe de estado contra la República. El 4 de mayo de 1936 dirige la siguiente carta "a los militares de España":
España puede dejar de existir. Sencillamente: si por una adhesión a lo formulario del deber permanecéis neutrales en el pugilato de estas horas, podréis encontraros de la noche a la mañana con que lo sustantivo, lo permanente de España que servíais, ha desaparecido. [...] Cuando lo permanente mismo peligra, ya no tenéis derecho a ser neutrales. Entonces ha sonado la hora en que vuestras armas tienen que entrar en juego para poner a salvo los valores fundamentales, sin los que es vano simulacro la disciplina. Y siempre ha sido así: la última partida es siempre la partida de las armas. A última hora –ha dicho Spengler-, siempre ha sido un pelotón de soldados el que ha salvado la civilización.

El pelotón de soldados de Primo de Rivera creía estar salvando la civilización en España de la barbarie de la democracia:
Un grupo de españoles, soldados unos y otros hombres civiles, no quieren asistir a la total disolución de la Patria. Se alza hoy contra el Gobierno traidor, inepto, cruel e injusto que la conduce a la ruina. […] Trabajadores, labradores, intelectuales, soldados, marinos, guardianes de la patria: sacudid la resignación ante el cuadro de su hundimiento y venid con nosotros por España una, grande y libre. ¡Que Dios nos ayude! ¡Arriba España!
José Antonio Primo de Rivera. 17 de julio de 1936.

Hay que aclarar que el papel político de Falange y de su fundador mientras éste vivió fue residual, Mola que tiene tratos con todos los segmentos conservadores no la tenía demasiado en cuenta, ocupando antes del alzamiento un papel más importante la CEDA que quiere además apropiarse del pedigrí de fascista. Aunque los chicos de José Antonio con su violencia harán mucho por allanar el camino al golpe de estado. Tras el 18 de julio y comprobados los lazos de Primo en la preparación del golpe de estado será juzgado por conspiración y rebelión militar, encontrado culpable es fusilado el 20 de noviembre de 1936.

Y sobre la figura de Primo, la de Sánchez Mazas, ocupando un lugar central en el libro y la película. "Muerto de muerte imposible", superviviente a un fusilamiento en el bosque de El Collel, (Gerona), cuando la desbandada de las tropas republicanas en Cataluña y que terminaría renegando del franquismo amargado y enfermo. Él, el hombre, escritor, fascista, (uno de los creadores de Falange), periodista, cobarde que no dudará en emplear la violencia que le asusta y de la que reniega para traer la salvación de la civilización, tal vez queriendo enfrentar el mundo de la narrativa o lo poético contra un escenario de sangre, muerte y destrucción que él no imaginaba antes del 18 de julio de 1936 y le pesaría el resto de su vida.

Y sobre todos ellos, sobre Machado, el propio Cercas protagonista en el libro, Mazas, Primo, Miralles (el soldado republicano) y la propia España, el pasodoble "Suspiros de España", poniendo el escenario, siendo un personaje más, hablando del exilio, que no es otra cosa que la nada y la nada que se estira porque muerto el dictador los Soldados de Salamina como el propio Cercas escribe no tienen una calle de mierda en ningún país de mierda, ni sabrán nunca lo que es la sensación de que tu hijo de cuatro años se meta en la cama con tu mujer un domingo por la mañana.


"La única patria de un hombre valiente es su conciencia."
Los que terminan por salvar a la civilización no fueron los señoritos de Falange con el pelo engominado, sino los perdedores de aquella guerra que fuimos todos. Los héroes son los que defienden la democracia, los que cuando nadie hace lo correcto tienen la valentía de ser justos y honestos y no elegir el camino fácil, héroes anónimos que sostienen la bandera de la dignidad cuando todo se ha ido al traste. Cercas lo va a plasmar magistralmente en esa imagen llena de fuerza al final del libro cuando el soldado republicano (que pudiendo fusilar a Sánchez Mazas no lo hace), una vez que cruza la frontera hacinado en uno de esos campos de concentración que el gobierno francés reservaba para los republicanos, escapará para enrolarse en la legión extranjera francesa. Llegado a las arenas del Sáhara le gana con otros combatientes la primera batalla de la IIª Guerra Mundial a los nazis, pero de él no hablarán los libros de texto:
“Lentamente el reflejo se disuelve y en el ventanal aparece un desierto interminable y ardiente y un soldado solo, llevando la bandera de un país que no es su país, de un país que es todos los países y que sólo existe porque ese soldado levanta su bandera abolida, joven, desarrapado, polvoriento y anónimo, infinitamente minúsculo en aquel mar llameante arena infinita, caminando hacia delante bajo el sol negro del ventanal, sin saber muy bien hacia dónde va ni con quién va ni por qué va, sin importarle mucho siempre que sea hacia delante, hacia delante, siempre hacia delante.”

martes, 4 de junio de 2013

Los capitanes de barco ya no son los últimos en abandonar el barco

En estos tiempos de emergencia nacional -y sin gustarme nada este sistema- nos merecemos -o no- tener un Presidente de Gobierno a la altura de las circunstancias. Un presidente molón a lo Franklin Delano Roosevelt que diese la cara al menos por radio todas las semanas, y no a través de la televisión a través de otra televisión y sin permitir una sola pregunta a los periodistas, que en lugar de transmitir calma, hacer pedagogía, darnos ánimos, consuelos y procurarnos un "New Deal" da la impresión de una vez jurado su cargo y tener la nómina de mandamás darle lo mismo en qué abismo se hunda este pedazo de la canica azul, ni qué decir tiene que el patriotismo de esta gente está en los billetes de 500, en pasar a la historia o en su ego.

En la realidad y las películas de los sábados por la tarde de La1 después de los dibujos de después del Telediario cuando reinaba González, los capitanes eran los últimos en abandonar el barco, daban muestras de coraje, te decías -el barco se va a la mierda, pero este tío los tiene cuadrados y se van a salvar todos en los botes. El nuestro -todo arrojo-, podría estar en Bahamas tomando cócteles y tocándole el culo a las camareras y nosotros ni lo notaríamos. Supongo que se ha creído eso de que en la emigración o la televisión está el futuro.

Porca miseria.

lunes, 3 de junio de 2013

Sangre en las calles


Sangran las calles de la vieja Estambul y la sangre, roja, como siempre, es la de los de siempre y mancha el asfalto y las baldosas en la misma proporción terrible de siempre, porque el hecho de sangrar implica una violencia, en este caso ejercida desde el poder y la impunidad.

Me vino a la mente aquella canción de La conjura de los necios ... fue lo de siempre, piedras contra balas y botes de gas...

Fue lo de siempre porque los lados de la barricada son siempre los mismos, los de arriba disparan y los de abajo manchamos asfalto y baldosas de sangre. Los de arriba criminalizan nuestra indignación y nosotros llenamos las cárceles y los juzgados, mientras ellos celebran fiestas, navegan en sus yates y se descojonan en nuestra puta cara. De ahí que esa frase "el miedo va a cambiar de bando" cobre todo su sentido y se convierta en algo imprescindible.




Estamos inmersos en tiempos donde vamos a sangrar y pagar con muchas vidas la resistencia a que nos recorten los sueños y el aire necesario para respirar. Y no porque sea cierto que un fantasma recorre Europa. Lo que recorre el viejo continente es la depredación de los de arriba convertida en miseria para nosotros la mayoría, los de abajo (se superan los 19 millones de desempleados en la eurozona -y subiendo-). 

Doloridos por los latigazos del capataz somos incapaces de ver que quienes disponen de nuestros sueños, aire y vida en realidad no se presentan a las elecciones ni nos disparan en las manifestaciones. Nuestra esperanza ha de derrotar al miedo que nos inyectan, al miedo de sangrar, al de llenar las cárceles, al de pensar que no hay más futuro que el que dicen los telediarios.

... que no se atrevan jamás a ofenderte a la cara que tú has de darle mi vieja, seno a la esperanza; que tú has de darle mi niña, nombre a mi esperanza.

martes, 2 de abril de 2013

Ya es PRIMAVERA en El Corte Inglés

(Para que nunca se olviden las ganas de recordar que lo no importante es lo que más importa)

(I)
Es invierno
pero
¡ya es PRIMAVERA en El Corte Inglés!

Decretado el invierno a perpetuidad
nos anuncian
(comercialmente hablando)
la PRIMAVERA.
Afortunados sus consumidores
allí, a lo que parece,
nunca habrá de faltarles.

Y a lo que parece
es la única estación que retienen esos estantes:
Con sus flores
estampadas,
sus vestidos
descarados,
sus bolsos
primorosos,
sus complementos
a juego
y sus colores
colorosos
de hechizos chupiritifláuticos
-un primor para adornarse-
tal y como ordenan
cánones y reglas
del buen vestir para el ciudadano ejemplar.




Su publicidad empapela
estaciones de metro, marquesinas de autobús, 
caras de personas, reflejos solares, nubes, telas de araña, partículas de polvo,
vallas 
publicitarias -valga la redundancia-
Y todos esos lugares propicios a la publicidad
-tridundancia-.

No recuerdo su nombre
pero una de las actrices del anuncio,
la más joven diría yo,
es un ser de una belleza superlativa,
propulsora en mentes más o menos fabuladoras
de mitologías y onanismos.
Y hay que hacer notar
porque es
de una curiosidad superlativa
-redundancia-
que por Aitana Sánchez
no caminan los años
pero
pasan
supongo 
el photoshop y el bisturí
o los dos instrumentos a la par.
Incandescente
de adolescente
me moría por uno de sus besos,
aunque fuese uno de los insignificantes.

(II)
Debo dejar de hacer experimentos con mi estómago,
las patatas                               ¡SALVAJES!
                                  ¡SALVAJES!
                 ¡SALVAJES!
¡SALVAJES!
que he comido con José Luis
pelean en mi estómago.
Comiendo
se describía
turbado por una mujer maldita,
¡Maldita sea!
¡Malditas sean!
Aunque su alma está enfurruñada y pega portazos a veces,
no se viene abajo,
vuelve a abrir las puertas
y pelea como un Titán
                                    con el alma en v
                                                                 i
                                                              l
                                                                o.
Hasta cambió él solito y sin ayuda de nadie                de su casa
                                                                              el suelo.
Qué se habrá creído, hasta el maldito Superman necesita ayuda.
Yo iba a ayudarle a esa cosa rara de cambiar el suelo
pero no llegué a tiempo,
estaba salvando a la ciudad de DIOS de su desahucio.
Al menos tiene claro a quien quiere
y en estos tiempos de usar y tirar
y PRIMAVERAS empapeladas a voz en grito
es un artículo de lujo,
inexistente en esos estantes
de diseño Chernóbil
de El Corte Inglés.
Seguramente pueda añadir un lugar propicio al enamoramiento,
   pero AMOR
  ¿AMOR?
AMOR no vas a encontrar.
Ni una maldita florecita
aunque las estampen
en
vestidos
más o menos descarados
y lo repitan empapelando cada palmo de ciudad.

(III)
Pasillos habitados por personas radioactivas
cambiaron la capacidad de llorar por una VISA,
las ganas de recordar
que lo no importante importa
y,
las
de
olvidar
todo lo que no pueda ser adquirido con tarjeta
o pueda pagarse a plazos.

(IV)
En algunas de esas estaciones de metro
empapeladas
el agua de lluvia se filtra,
se cuela en cubos de plástico (de señoras de la limpieza)
que cambian su adicción al polvo por beber agua de lluvia,
o
hace charcos que sorteo.
Andenes que jamás verán la luz del sol beben agua de lluvia.

(y V)
                             Hoy no he llorado,
pero llovió y lloví.
Hoy aún no he llorado, pero ahora vienen las malditas ganas.
Como un vómito siempre.
Hago charcos y pongo cubos para no mojar al vecino de abajo.
Estas ganas aunque no lo parezca son un preciado artículo
imposible de ser adquirido
con la tarjeta VISA de El Corte Inglés.
Llorar y mis ganas de llorar me hacen un ser único, un ser abrazado
a lo más profundo
                           de la vida. 
Casi nada es trágico cuando lloro.
Llorar me pone lo más alejado que se puede estar de la tristeza y el dramatismo
de la inhumanidad y los pagos a plazos.
Llorar me hace arrojarme a la vida con la mayor de las intensidades
y con la mayor de las intensidades
me
recibe
la
vida.

LA VIDA.

jueves, 28 de marzo de 2013

Se ha decretado el INVIERNO

(A los héroes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca -PAH-,
mi ejemplo y mi luz en estos días de INVIERNO para construir el futuro.)


Incluso en la noche hay esperanza para combatir el INVIERNO decretado.

Foto de Burgos Dijital


Es marzo 
y debería haber primavera.
Nos lo anunciaron muy convencidos
en hojas de calendario y boletines de meteorología.
Pero no hay más que asomarse a calles y plazas, 
el INVIERNO 
no se ha marchado.

Intervenida nuestra economía,
y suspendido 
el gobierno del Gobierno 
de la soberanía nacional,
sólo queda 
el INVIERNO:

Ángeles desahuciados 
empujados desde ventanas,
partiéndose en mil pedazos,
contra un suelo 
congelado por decreto.
Serviles servidores públicos, 
guardianes de los intereses 
de los dueños del dinero 
penetran con su impune violencia etarra 
de matón
de patio de colegio
de uniformecamisaparda
en lo que hasta nuestra trajinada Constitución
digo, 
dice:
- Debería seguir siendo tu casa.

Zombies 
           autómatas 
                        hambrientos 
rebuscan 
dosis de alimentos, 
en contenedores de basura, 
que apestan 
al alma de esta sociedad.

Padres de familia insomnes
maldicen cada fin de mes
que dura
todas las estaciones.

Hay autobuses urbanos
que transportan caras de cementerio
y huelen a carne en descomposición.
Y autobuses tristes,
de fábricas tristes,
sin trabajadores,
marchando al encuentro
del vacío
en el primer precipicio 
que encuentren.

Dicen todas las cadenas
muy seguras de sí mismas,
que llegó la primavera,
pero seguimos oliendo 
a INVIERNO,
acarreando su pesada carga
pegada a los huesos.

A ratitos breves es primavera.
Se cuela por rendijas que nadie ve,
pero en las actuales circunstancias
no es más que una
primavera mentirosa,
bipolar, 
porque hay sol y hielo,
nubes y claros
y frío y frío extremo.

Ciudadanos
escupen a otros ciudadanos.
Y ciudadanos cubiertos de nieve
con armas cargadas de futuro,
resistimos en las calles
acampados,
florecidos,
sonriendo
frente al INVIERNO perpetuo
decretado por la Troika europea,
brazo armado
de la peor organización 
criminal y terrorista
que jamás haya existido.

Nos queda el consuelo
de la noche,
de la luna mentirosa
creciente
casi llena,
cuando un claro nos permite
bañarnos
de su luz de mundo nuevo.

El consuelo de la noche 
es 
    el de la esperanza:
Amanecerá un nuevo día 
                    un buen día,
en que batallones de ciudadanos
despiertos
asesinen esta pesadilla
del INVIERNO decretado,
y fabriquen la primavera,
usurpada de los días y las noches,
negadas todas las demás estaciones.

NO es primavera
porque es INVIERNO,
hasta que hagamos que deje de serlo.