martes, 4 de junio de 2013

Los capitanes de barco ya no son los últimos en abandonar el barco

En estos tiempos de emergencia nacional -y sin gustarme nada este sistema- nos merecemos -o no- tener un Presidente de Gobierno a la altura de las circunstancias. Un presidente molón a lo Franklin Delano Roosevelt que diese la cara al menos por radio todas las semanas, y no a través de la televisión a través de otra televisión y sin permitir una sola pregunta a los periodistas, que en lugar de transmitir calma, hacer pedagogía, darnos ánimos, consuelos y procurarnos un "New Deal" da la impresión de una vez jurado su cargo y tener la nómina de mandamás darle lo mismo en qué abismo se hunda este pedazo de la canica azul, ni qué decir tiene que el patriotismo de esta gente está en los billetes de 500, en pasar a la historia o en su ego.

En la realidad y las películas de los sábados por la tarde de La1 después de los dibujos de después del Telediario cuando reinaba González, los capitanes eran los últimos en abandonar el barco, daban muestras de coraje, te decías -el barco se va a la mierda, pero este tío los tiene cuadrados y se van a salvar todos en los botes. El nuestro -todo arrojo-, podría estar en Bahamas tomando cócteles y tocándole el culo a las camareras y nosotros ni lo notaríamos. Supongo que se ha creído eso de que en la emigración o la televisión está el futuro.

Porca miseria.

2 comentarios:

  1. Me parece que de molón nada. Poco a poco está haciendo aguas el barco.

    ResponderEliminar