jueves, 10 de octubre de 2013

La sed del exiliado

¡No me quiero ir!

¡No quiero!


Pero nos echan
¡nos echan!
al exilio,
al mar de los gusanos,
a la nada.

Nos exilian a un desierto de sal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada