sábado, 22 de febrero de 2014

Estos días azules y este sol de la infancia


A Antonio Machado se le escapó la vida, pero jamás ha muerto, físicamente murió de una enfermedad pulmonar pero la vida se le fue entre la derrota doble de la muerte de Leonor, su amor, y la de la IIª República Española, su otro amor, que ya se vislumbraba tras la caída de Cataluña, cuando tuvo que salir de España parasiempre.

Parasiempre fue tan sólo un mes.

Al morir en su gabán se encontraron unos versos de un poema inacabado parasiempre:
"estos días azules y este sol de la infancia"

En sus últimos días parecían brillar como nunca sus primeros días.

Hoy hace setenta y cinco años de años de la desaparición de su cuerpo. Aunque su muerte es imposible, porque es uno de esos muertos de muerte imposible. Su poesía es inmortal.

"Quisieron matarle y apenas si pudieron quitarle la vida..."

2 comentarios:

  1. La verdad es que nos dejaron huérfanos de tanta luz, para quedar sumergidos en las sombras...pero algún día volverá a brillar el sol y los días serán de un azul intenso y luminoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía de Machado hace brillar el sol.

      Eliminar