jueves, 20 de febrero de 2014

La crisis española. La troika mata.

Artículo Publicado en Tiempos Modernos el 20 de febrero de 2014.




                Nada de lo que está sucediendo a nivel económico y social en España podría entenderse sin analizar una serie de políticas y la acumulación de estas, que tienen su explicación en la construcción neoliberal de la economía del régimen español desde el primer gobierno del PSOE (1982) y como ariete la entrada en la conocida entonces como Comunidad Económica Europea (CEE), que después pasaría a llamarse Unión Europea (UE).

                La lenta y leve industrialización española desde la Iª Revolución Industrial comparada con la que se daba en Europa central y septentrional, reflejo y consecuencia de la configuración socio-económica, tendría un fuerte impulso durante los conocidos como gobiernos “tecnócratas” del franquismo, a costa de producirse sobre una clase trabajadora sin apenas derechos laborales, que iba a permitir salir a España del subdesarrollo.

                Alemania y Francia (sobre todo el sector financiero alemán), directores de orquesta europeos tenían claro que sobre ellos pivotaría el futuro del continente y diseñaron aquella llamada “construcción europea” para su beneficio. Nuestra entrada en el selecto club de la CEE se haría a costa de sacrificar nuestro sector productivo en aquella vergüenza conocida como reconversión industrial de los gobiernos de Felipe González, de ceder la soberanía que le daba al estado el control de sus sectores estratégicos (energético, comunicaciones, etc.), así como del sector financiero con la privatización de nuestra banca pública (más del 50% del negocio) y la llegada del Euro rubricada en aquel Tratado de Maastricht (1992-93).

                Sólo desde la izquierda se denunció aquella Europa, lo que le hacía parecer como la buena de Casandra en el sitio de Troya, “os lo estoy advirtiendo, esto sólo puede conducir al desastre”, sin que nadie lo creyese. Los cantos de sirena de la flamante “construcción europea” donde se nos aseguraba una especie de paraíso en la tierra eran los únicos que se escuchaban. Para mí sobre todo esto es paradigmática aquella frase de 1993 de Julio Anguita “vuestros hijos van a vivir peor que vosotros” (ya hemos llegado).

                A partir de Maastricht se “prohibía prohibir” los paraísos fiscales (reasegurado por el Tratado de Lisboa), los gobiernos ya no podían financiarse a través de sus bancos centrales, así que el papel para las economías periféricas de la Unión como la nuestra no era otro que el de endeudarse para mayor gloria de la banca franco-alemana que maneja esa institución antidemocrática que es el Banco Central Europeo, brazo armado de la llamada troika.

                El final del cuento e inicio de la pesadilla es el año 1997 cuando el Partido Popular reforma la ley del suelo (la única base de nuestro crecimiento económico será especulativo y a base de hipotecar el futuro). Evidentemente una economía basada en el endeudamiento llega a un punto en que habrá de derrumbarse, lo que nos sucedió en 2007.

                No hemos hecho más que comprobar cómo la democracia secuestrada por eso que se ha venido en llamar “troika” (el tridente FMI, Consejo de Europa y Banco Central Europeo) ha dejado como cadáver nuestro régimen político iniciado con la Constitución de 1978; rubricado el crimen aquel día de agosto de 2011 cuando PPSOE reforma la Carta Magna en una noche. De aquellos lodos estos barros.



(La austeridad nos hará libres) Viñeta de Marcos Mesa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario