lunes, 31 de marzo de 2014

Escribo poemas en tascas

Escribo poemas en tascas
entre los hombres anónimos que abren el As y beben chatos, cervezas y caldo en los días de frío,
que hablan de fútbol, coches y de lo malos que son los políticos,
que saben más cosas del mundo de las que creen que saben y sostienen
con su trabajo honesto, su plusvalía y sus nóminas, familias y este país
donde esos otros hombres malditos que sólo pretenden juntar
todos los cuartos del mundo
les colocan una bolsa de plástico sobre la cabeza cual policía torturador.

Estos hombres -apenas suele haber mujeres-
contienen toda la esperanza que he amasado
en el hombre que ha de construir el mañana.

(soy un poeta pobre
entre hombres ricos)


Que vengo vestido de pueblo

Que vengo vestido de pueblo
entre el pueblo,
manchado del barro
que conforma a cada obrera
ama de casa
estudiante
campesino
desempleado

a este mar que algún día
se vestirá de país generoso
y pondrá -DE NUEVO-
la historia en marcha

el pueblo es el futuro
dormido
del pueblo.

domingo, 30 de marzo de 2014

Han dicho Silencio

Silencio
¡Silencio he dicho!

La voz de arcángeles exterminadores
retumba
en todo el cementerio.

Han conquistado la razón
la retórica de los fusilamientos
y los bombardeos,
del crimen y el asesinato,
que se bastan para someterla.

Para dársela de comer a los vivos
y silenciar a los muertos.

Nadie osa levantar la voz.

Silencio
¡Silencio he dicho!